TALLER DE Hª DE LAS MUJERES EN LOS SIGLOS XVII Y XVIII EN ESPAÑA 1/3

  • TALLER DE Hª DE LAS MUJERES EN LOS SIGLOS XVII Y XVIII EN ESPAÑA 1/3

    TALLER DE Hª DE LAS MUJERES EN LOS SIGLOS XVII Y XVIII EN ESPAÑA 1/3

    Madrid, 29 de enero.- Mujeres para el Diálogo y la Educación (MDE) organizó el Taller de Hª de las Mujeres en los siglos XVII y XVIII en España el pasado 28 de enero que fue impartido por Dª Mar Cristóbal, guía oficial de Turismo y experta en historia de las mujeres en la Sala de Juntas de la sede de MDE.

    Participantes en el taller Historia de las Mujeres en los siglos XVII-XVIII en España e Iberoamérica

    En el siglo XVII imperaba una sociedad patriarcal, piramidal, misógina y religiosa. España seguía siendo una sociedad estamental, dividida en tres órdenes: clero, nobleza y campesinos. Cada persona ocupaba un lugar en la sociedad según su origen: si nacías noble pertenecías a la nobleza; si nacías campesino, formabas parte del Estado llano; si nacías mujer…

    La condición de la mujer en la Edad Moderna no era muy distinta de la medieval, tenía que elegir entre el convento o el matrimonio.

    La condición de la mujer en la Edad Moderna no era muy distinta de la medieval, tenía que elegir entre el convento o el matrimonio.

    Lo más importante era la MATERNIDAD. Desde el Renacimiento la maternidad era como la profesión y la identidad de las mujeres. Era un ciclo continuo de embarazo, crianza y embarazo. Las mujeres pobres daban a luz cada 24 o 30 meses; las ricas tenían más hijos que las pobres.

    La belleza era considerada un signo visible de la bondad interior y de una condición social noble (tez pálida, cabello rubio y rizado, caderas anchas y cintura y pecho pequeño). La higiene, durante los siglos XVI y XVII, fue escasa y hasta el siglo XVIII no se instauró el hábito por la higiene. La indumentaria femenina era incómoda, con pesados vestidos que dificultaban sus movimientos, entallados corsés y generosos escotes. Existían algunas damas cultas que sabían leer y escribir.

    Asistían a academias, aunque siempre ante la mirada satírica de algunos autores masculinos. Los moralistas reconocían a la mujer como ser poco fiable, astuta e incluso malvada. Diversos teólogos, además, habían construido una imagen diabólica de la mujer por su papel bíblico: la pérdida del Paraíso. Otros autores como Cervantes defendían los derechos de las mujeres, como se pone de manifiesto en el discurso de la pastora Marcela (El Quijote) que proclamaba: “yo nací libre y para ser libre escogí la soledad de los campos”.

    Los padres decidían con quien tenían que casarse sus hijas tras largas negociaciones sobre la dote. En la nobleza y la aristocracia, el MATRIMONIO era además un instrumento de la diplomacia para sellar alianzas políticas, territorios o resolver conflictos. Aquellas mujeres que no servían para reforzar alianzas por casamiento ingresaban en órdenes religiosas, siendo para ellas un acceso más directo a la cultura del momento.

    Pioneras en la lucha por la igualdad:

    María de Zayas Sotomayor, que fue una gran dramaturga y escritora española del Siglo de Oro. Sus novelas cortas tuvieron gran éxito y se siguieron reimprimiendo hasta que en el siglo XVIII la Inquisición decidió prohibirlas por ser comedias de enredo, incluso cuentos en cierto modo eróticos. Es, junto a Ana Caro de Mallén y sor Juana Inés de la Cruz, una de las tres grandes escritoras del siglo XVII español.

    Mención aparte merece Sor Juana Inés de la Cruz, hija de un noble español y una criolla que, después de estar en la corte, eligió el convento porque le permitía el acceso a la cultura. Sor Juana dominó los géneros de poesía, teatro y la prosa. Entre sus obras más destacadas se encuentran ‘Los Empeños de Una Casa’, ‘La carta Atenagórica’ y ‘La Respuesta de Sor Filotea de la Cruz’. En ‘La respuesta a Sor Filotea de la Cruz’, Sor Juana defiende su derecho al conocimiento sin importar su condición de mujer. Su biblioteca personal fue considerada la más grande de la Nueva España con cuatro mil ejemplares. Fue conocida como “La Fénix de América” o “La Décima Musa”.

    Felipe II

    Artistas como Luisa Roldán, escultora, más conocida como La Roldana y Sofonisba Angissola, que pintó entre otros a Felipe II, tienen en común que fueron inicialmente instruidas en los talleres de sus respectivos padres y eso les permitió profundizar en su formación.

    Otras muchas, marcaron la diferencia impulsando la defensa de la educación de la mujer a través de sus escritos, iniciando o anticipándose a lo que posteriormente serían los primeros brotes del movimiento feminista.

    El panorama cambia totalmente a finales del siglo XVIII.

    La ilustración trae a España un cambio de usos sociales y culturales, aunque todavía no llegan los jurídicos y políticos. Empieza a imperar la razón y hay numerosos avances técnicos. Asimismo, hay una relajación religiosa y un incremento de la frivolidad. Existe la idea de que la cultura trae la felicidad a la persona y, por consiguiente, al país. Los bailes y tertulias organizados por grandes damas están en pleno auge. Con la monarquía ilustrada también surge una sociedad mercantilista, lo que permite a la mujer trabajar y ganar dinero. Todo esto genera cambios en el desarrollo de la identidad femenina.

    La llegada de la Casa de Borbón a España trae dos importantes novedades: por un lado la implantación de la Ley Sálica, lo que supone un retroceso para las españolas y por otro, la creación de numerosas academias, como la Sociedad Matritense de Amigos del País, que facilitarán el acceso a la educación.

    En el siglo XVIII hay un importante avance en la educación. La Sociedad Matritense crea las Escuelas Patrióticas para enseñar oficios. Con la liberalización del gremio textil, las mujeres empiezan su formación en oficios de hilanzas, bordados e hilos finos, entre otros. Se organizan de forma que las mujeres que van aprendiendo, son las que enseñan a otras, lo que abaratará considerablemente la enseñanza. Además, les permitirá cobrar dinero.

    Mujeres destacadas en el XVIII:

    Algunas de las mujeres más destacadas de la época en cuyos salones se debatía tanto de política como de cultura son:

    María Josefa Pimentel, Duquesa de Osuna (1750-1830), prototipo de la mujer ilustrada. Fue una de las dos primeras en ingresar en la Real Sociedad Económica Matritense. Ante la polémica levantada por la admisión de mujeres, acabó convirtiéndose en la Presidenta de la Junta de Damas. Consigue la gestión de la Inclusa, para los niños expósitos que nadie atendía, y logró bajar la mortalidad infantil de la época del 87 al 33%. Del mismo modo organizó el Hospicio, que acogía a todos los pobres.  Para financiarse logró que Carlos III le subvencionase con parte de la lotería nacional recién creada, así como con fondos de la desamortización. La duquesa de Osuna tuvo dos hijas: la marquesa de Santa Cruz y la duquesa de Abrantes, que continuarían con su labor educadora y social encaminada a ayudar a las mujeres de su tiempo.

    Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V y madre de Carlos III fue una de las mujeres referentes de la época. Coleccionista y cultivada.

    Bárbara de Braganza, casada con Fernando VI, hijo de Felipe V, funda en 1748 el convento de Las Salesas para colegio y residencia de jóvenes de la nobleza.

    A su vez, Josefa Amar y Borbón, pedagoga y escritora, en su famoso Discurso defendió que: “el cerebro no tiene sexo y la aptitud de las mujeres para el desempeño de cualquier función política o social es exactamente igual, por naturaleza, a la de los hombres. Si existe alguna diferencia se debe a la educación”.

    Hubo muchas mujeres referentes en la Ilustración española. Recordemos a la duquesa de Alba (1762-1802); la condesa de Chinchón, casada con Godoy; María Tomasa Palafox, marquesa de Villafranca, artista y bisabuela de Eugenia de Montijo; la marquesa de Fuerte Híjar (escritora), María Isidra Guzmán y de la Cerda (primera mujer médica), entre otras.

    Este taller está subvencionado por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades y cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Foco Consulting.

     

     

    Deja un comentario

    *Campos obligatorios*

    11 + 10 =